fbpx

¿Por qué Jugando con Nuria?

Aunque nunca terminé pedagogía, sé que mi vocación venía desde mucho tiempo atrás. El mundo adulto, las obligaciones, los compromisos y las necesidades como familia me llevaron a ingresar en el mercado laboral y empezar a girar en esa rueda.

Cuando fui tía, soñaba con ser madre enseguida para así permitirme disfrutar de mis hijos y de mis sobrinas a la vez. Sin embargo, la vida tenía otros planes para mí.

Mis hijos llegaron más de 10 años después, cuando la diferencia de edad era grande para encontrarse en el mismo juego. En esos 10 años como tía, pude entregarme al juego y a mis sobrinas por completo.

En todos esos años, algo me rondaba la cabeza, y nunca supe darle forma o ponerle nombre. ¿Por qué jugaban tan poco mis sobrinas?

Es ahora, y gracias a la formación que he ido llevando a cabo, cuando puedo comprender los porqués genéricos de tan poco juego.

Las prisas, la falta de presencia, la falta de acompañamiento y sobre todo los miedos adultos y el poco valor que el juego ha tenido (y sigue teniendo) en la sociedad, son responsables de esa falta de juego tan necesario y tan vital.

Un despido inesperado, un escenario muy negro que fue tornando en una ventana llena de posibilidades, muchas ganas, mucha ilusión, una definición de este proyecto y 2 hijos con quienes disfrutar mientras experimentaba, me han permitido darle forma a Jugando con Nuria. Un proyecto vivo, en el que te acompaño proponiendo talleres de minimundos y talleres de luz.

Sigo formándome y descubriéndome. Y mi web es la materialización digital de mi propio sueño. Dando gracias a toda la gente que me acompaña en el proyecto. Y sobre todo a mis sobrinas, que me regalaron un poquito de luz que no sabía que tenía; y a mis hijos, que me la encienden y apagan diariamente.

Si quieres ser parte de mi viaje, escríbeme o comenta. Estaré encantada de crecer contigo. De seguir jugando y de, sobre todo, recordar que soy capaz.

Scroll hacia arriba