fbpx
Semana de la ciencia de Sarriguren Jugando con Nuria, talleres de luz

Semana de la ciencia de Sarriguren

Miro hacia atrás y no puedo más que agradecer todo lo vivido gracias a la Semana de la Ciencia de Sarriguren. 

Parece mentira que Jugando con Nuria apareciera en mi imaginación como un sueño hace menos de un año y hoy sea toda una realidad.

Después de 7 días compartiendo con familias, profesionales de la educación y sobre todo niños y niñas con ganas de disfrutar y aprender de la fluorescencia y la fosforescencia, sigo convencida de que los sueños se cumplen. Con esfuerzo, con ilusión, con trabajo y con grandes compañeros de camino.

Semana de la ciencia de Sarriguren Jugando con Nuria, talleres de luz

El Laboratorio de la Luz surgió de mi ilusión por compartir la luz, la oscuridad y sus múltiples efectos. Y pudo ser real gracias a que un día decidí ir a pedir la ayuda al emprendimiento en Sarriguren.

Allí conocí que había unas ayudas a la creación artística y me puse a crear y preparar la documentación. 

No confiaba mucho en que me las dieran. Sin embargo, el sí llegó. Y no me pudo hacer más ilusión. 

Semana de la ciencia de Sarriguren Jugando con Nuria, talleres de luz

Laboratorio de luz subvencionado por el ayuntamiento del Valle de Egüés

Allí conocía a Idoia, que confió plenamente en mí. Es una apasionada de su trabajo y de lo que hace. Sus iniciativas lograron atraparme. Por eso si Idoia me pedía la luna, yo se la daba.

Gracias a cómo me he sentido trabajando para la Semana de la Ciencia, he podido dar lo mejor de mí, aprender y crecer.

El fosforito no es el rotulador que usamos, y sí el fluorescente

Semana de la ciencia de Sarriguren Jugando con Nuria, talleres de luz

11 aprendizajes tras la Semana de la Ciencia de Sarriguren

Hoy te cuento mis 11 aprendizajes tras dejarme la piel en esta Semana de la Ciencia de Sarriguren:

  1. Los niños y las niñas juegan. Les gusta jugar.
  2. A muchos padres y madres les gusta acompañar, aunque a veces duden. Estar ahí, presentes, regalando experiencias. 
  3. Muchas veces las adultas tenemos dudas si nuestros peques dejan de jugar y nos cuesta ver que el juego sigue aunque no lo veamos. 
  4. Hay muchas adultas con interés en nuevos materiales y propuestas de juego.
  5. Existen profesoras y profesores con ganas de promover el juego libre, los espacios de juego respetados y los entornos seguros en los colegios.
  6. Hay profesores que admiran mi trabajo. Gracias de corazón.
  7. Hay profesores y profesoras con quienes compartir nuevas visiones y miradas hacia la infancia. He podido compartir mi visión ante el juego y la educación.

Y aquí sumaría aprendizajes a nivel personal: 

  1. Menos crítica conmigo misma.
  2. Cuando trabajas con pasión, con corazón, se transmite a los demás.
  3. Asumir que no puedo gustar a todo el mundo (eso hace que tenga ganas de superarme).
  4. Que trabajar bajo presión me ayuda a veces a sacar lo mejor de mí.

Así que espero que nos veamos en la próxima Semana de la Ciencia. Yo mientras tanto, seguiré buscando nuevas maneras de expresar la diferencia entre fluorescencia y fosforescencia. Nuevos materiales para demostrar que el fosforito no es el rotulador que usamos, y sí el fluorescente. Herramientas que me ayuden a investigar en la luz negra y la oscuridad. Y sobre todo nuevas miradas grandes y pequeñas con quienes jugar a ser yo en mi luz y en mi oscuridad. 

Es increíble lo que has hecho, Idoia, con la Semana de la Ciencia. Para mí, de 10. 

Estoy muy agradecida porque me he sentido valorada y tenida en cuenta.

Gracias a todos y todas por venir. Todas y cada una de vosotras me habéis ayudado a darme cuenta de que estoy donde quiero estar.

Si quieres que monte un taller de luz en tu espacio, solo tienes que escribirme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba